Sin alma

Esta es la breve y triste historia de la vez en la que Yolanda se pasó quince minutos en la calle fingiendo que jugaba con el teléfono mientras esperaba a que alguien entrase en una tienda.

¿La razón? Fácil. Yolanda no tiene alma. Es por eso que las puertas mecánicas no funcionan con ella.

Qué bien, ¿eh? Riéndote de mí.

No me río de ti. Me río contigo pero como no tienes alma no puedes compartir el sentimiento.

¡Bah!

Un minuto de su vida gastado en hacer un baile sensual delante de la puerta de la tienda sin ningún tipo de éxito y otros catorce esperando a que alguien saliese o entrase. En el mismo momento en que una señora entró, Yolanda se pegó a ella como una lapa y se coló cual caradura en el metro.

Tampoco fue para tanto.

Quince minutos Yolanda. Quince. ¿Y para qué?

…bah

¿Para qué?

para buscar un DVD de los Caballeros del Zodiaco…

Creo que nuestros amigos no te han oído.

¡BAH!

Quince minutos, que se dice pronto. Quince minutos por tu obsesión por la serie más heterogay de la historia de la humanidad.

Tú ves una serie de Lego que va de ninjas.

Y no me arrepiento de nada.

bah…

Sí, bah.

Buenas noches y largas lunas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s