En el Gimnasio

¿A que os jode que venga un listo a deciros cómo tenéis que hacer algo? No me refiero a alguien que ve que estáis haciendo algo mal de manera muy evidente y que hasta vosotros os estáis dando cuenta, os eche una mano. No, me refiero a este tontopollas que se aburre y viene a “aconsejaros” porque él sabe mucho de la vida y tú, que has nacido hoy, no sabes nada.

Pues eso fue lo que le pasó a Yolanda el primer puñetero día que fuimos al gimnasio. El primerito. Es que ni siquiera esperó a vernos más días por allí. Olió presa fácil y al ataque que fue.

Yolanda y yo nos hemos propuesto ponernos en forma porque…porque sí y ya está. No tenemos que dar ningún tipo de explicación a nadie. Porque nos ha dado por ahí. Podríamos habernos propuesto ser las próximas campeonas en bolo Leonés pero no se ha dado el caso. Tenemos un gimnasio muy cerca de casa así que hemos aprovechado la coyuntura, la arquitectura y la sabrosura.

Además, hay una tele en la que ponen el canal de deportes y nos estamos poniendo finas a ver Patinaje Artístico mientras hacemos ejercicio. 2 en 1. Porque sí.

Total, que el primer día fuimos y muy modositas nos subimos a la cinta de correr, a la bici, en plan parque de atracciones. Con la misma emoción y todo. Después yo me marché a hacer un ridículo intento de abdominales en las colchonetas y dejé a Yolanda frente al espejo. Tiene que hacer un ejercicio un poco raro para conseguir una buena estabilidad en la cadera. Entonces tiene que estar en una postura mantenida durante un tiempo para que el ejercicio haga efecto. Pero claro, aquí tu primo el que lo sabe todo y nada a la vez tuvo que intervenir. Yo lo vi todo desde la colchoneta. Os lo prometo.

– Hola, perdona, – porque ante todo el tío quería parecer educado, a pesar de su peinado de cani y su cuerpo musculado con todo marcando. – este ejercicio es mejor que lo hagas así.

Y ante ella, con todo el descaro que pudo encontrar se puso a hacer el mismo ejercicio que Yolanda pero subiendo y bajando el cuerpo, como un bailador ruso pero a toda pastilla. Al principio, Yolanda sólo apretó los puños y se limitó a seguirle la corriente. Ese día debía haberse levantado de buen humor.

Ya, es que para hacer lo que tú haces necesito control en mi cadera, y como no lo tengo, hago esto.

No contento con su respuesta, el fulano en cuestión continuó haciendo el ejercicio con los brazos cruzados y a mayor velocidad. Os lo juro, le faltaba el oso en monociclo y la botella de vodka. Yolanda estaba a punto de darse la vuelta e ignorarle del todo cuando el hombre volvió a la carga.

– Es que deberías hacerlo como yo.

Esta vez, mi amiga no se resistió.

– ¿Sabes qué deberías hacer tú?

Antes de que diese la respuesta mortal, hice mi mejor abdominal para levantarme, corrí hacia ella y le tapé la boca. Farfulló entre mis dedos la soez respuesta llenando mi palma de babas.

– Mira a ver si consigues que tu amiga me haga caso. – insistió.

– Si no hace el ejercicio como tú dices por algo será. Buscáis objetivos diferentes. – respondí educadamente. Yolanda asintió con cara de pocos amigos.

– Ya, pero yo tengo mucha experiencia… – la confianza del hombre estaba empezando a mermar.

– ¿En qué? ¿En ser idiota?

– ¡QUE SEPAS QUE YO HAGO MUCHO DEPORTE! – el tío ya había perdido los papeles.

Sin dudarlo ni un momento, nos pusimos a aplaudirle y a silbar con sarcástica admiración.

EH, ATENCIÓN TODO EL MUNDO. ENCERRAD A VUESTRAS HIJAS QUE ESTE TIPO HACE MUCHO DEPORTE.

Todo el gimnasio se echó a reír y el “deportista” se puso colorado como sus mallas (en serio, ¿Mallas rojas? ¿De qué vas?).

Como una adolescente cabreada, el tío apretó los puños y balbució algo que no se entendió, algo sobre la madre de Yolanda, una santa, por cierto, para después largarse del gimnasio en plan diva.

A este no le volvemos a ver.

Eso o nos “hace deporte” en mitad de la calle y nos mata.

Nos reímos de la broma y nos fuimos a merendar croasanes de chocolate.

 

 

Y ahora, un ejemplo de chulo de gimnasio:

 

Anuncios

One thought on “En el Gimnasio

  1. olivia dice:

    Buenísima historia, lo de: Eso o nos “hace deporte” en mitad de la calle y nos mata, jajaja me ha encantado. Es una pena que nunca puedo ver las fotos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s